jueves, 19 de marzo de 2020

Pesto de Aguacate



Hoy os vamos a enseñar a preparar una de nuestras recetas favoritas, el pesto. La única diferencia es que vamos a usar un ingrediente que no es normal usar en esta receta pero ya os prevengo que os sorprenderá el resultado, el aguacate.

Ya os hemos contado muchas veces que cultivamos aguacates ecológicos, principalmente Hass pero también de otras variedades. Para esta receta puedes usar el tipo que más te guste. Hay tantas variedades que es difícil escoger, pero recordad que casi todas tienen las mismas propiedades en distintas proporciones, dependiendo de la cantidad de agua y grasas buenas que contengan

Ahora que estamos en temporada de recolección local te será muy fácil encontrarlos en el mercado. Aunque gracias a la exportación lo podéis encontrara durante todo el año, es indiscutible que la fruta local recién recolectada es infinitamente mejor que la que ha estado casi un mes viajando en un contenedor de barco, creo que en eso estaremos de acuerdo. 

 

Lo mejor de todo es que este untable que vamos a conseguir, no sólo sirve para añadir como salsa a tus pastas favoritas, pruébalo en una tosta o como complemento de salsa en tu sandwich y te harás adicto igual que nosotras.


Para esta receta, contamos con la colaboración de Vitrinor y su batería de cocina Copper. Vamos a necesitar una cacerola y una sartén.


Apenas necesitarás unos 10-15min para preparar esta receta y además el pesto lo puedes dejar listo con antelación, te durará un par de días en la nevera sin problemas.



Ingredientes:
  • Un aguacate en su punto de maduración.
  • 3 ó 4 anchoas o un par de cucharadas de salsa de pescado
  • 1 taza de nueces
  • un buen ramillete de albahaca fresca
  • zumo de limón
  • 1 cucharada de ajo seco o un diente de ajo fresco
  • 1 cucharada de cebolla seca
  • sal y pimienta a gusto
  • 1/2 taza de aceite de oliva

Ten en cuenta que todos los aguacates no maduran igual, el Hass estará en su punto cuando la piel se vuelve entre negro/morado y al quitar el rabito por dentro se ve amarillo. Pero hay otras variedades que maduran en verde, como el Reed (el más redondo) o el Fino (más similar en forma al Hass) que véis en la foto, así que sólo os podéis fiar por el tacto, ligeramente más tierno, no esperéis que cambien de color a menos que no sea porque están malos y ya no sirven para el consumo. 

Lo primero, en una sartén a fuego medio/bajo, vamos a tostar ligeramente las nueces. Con ésto potenciaremos el sabor y nos quedarán súper crujientes. Es muy importante estar atentos para que no se quemen y voltear con relativa frecuencia ya que no usaremos nada de grasa, verás que las propias nueces empiezan a soltar su propio aceite. Si no te fías, usa una bandeja de horno y ponlas a 10º durante unos 5-6min, aunque la sartén sirve igual y ahorrarás energía.

Como en preparar nuestro pesto vamos a tardar nada, ya que tenemos nuestras nueces tostadas, lo siguiente será poner a hervir abundante agua  con sal para nuestra pasta, que es como lo vamos a servir hoy. Hay algo que nunca he entendido de la gente y es el por qué parten los spaguettis por la mitad para que quepan en la olla....la mamma de la familia Corleone se revuelve en su tumba cada vez que lo hacéis!!! 


Una vez hierva el agua, ponéis los spaguetis en el centro y le dáis un pequeño giro al manojo, así se extenderán por los bordes y al ablandarse caerán por su propio peso, facilitando una cocción uniforme. Seguid las instrucciones de tiempo indicadas en el paquete para que queden aldente....no queremos papilla de pasta!! y por supuesto NADA de aceite, sólo agua y sal.


Mientras se cuece tu pasta favorita y sin quitarle demasiado ojo, seguiremos con la preparación del pesto.



Al final hemos optado por usar el aguacate de variedad Fino. Cualquier aguacate cuando está en su punto, es ligeramente tierno al tacto y se desprende la piel muy fácilmente tirando de un lado. Por favor, no estrujes los aguacates, no son pelotas anti-stress, la presión debe ser ligera.



En un recipiente pondremos los trozos de aguacate pelado, la albahaca, las nueces tostadas (reserva unas pocas aparte), las anchoas, el ajo y la cebolla seca, el zumo de limón y el aceite. Añade también  unos taquitos de tu queso curado favorito, nosotras hemos usado de cabra curado con pimentón. Ya sólo sal y pimienta a gusto, pero recuerda no poner demasiada sal ya que las anchoas darán ya salado, si lo prefieres espera al final para rectificar si fuera necesario. Aunque usemos pescado, el sabor apenas se nota, así que no os asustéis, igualmente si no os gustan, podéis obviarlas y usar sólo sal.



Tritura bien la mezcla hasta conseguir un pasta uniforme.




Esta pasta la puedes conservar varios días en el frigo, el aceite y el limón ayudarán a que no se oxide con tanta facilidad, aunque ya os advertimos que no sobrará tanta como para tener que guardarla mucho jeje.




Escurre tu pasta pero reserva un poco de agua de la cocción, añade el pesto y mezcla bien para que se impregne toda, usa ese poquito de agua de cocción para ayudar a que se mezcle más fácilmente. Sirve inmediatamente y casca un poco las nueces tostadas que habíamos reservado por encima. Le darán un toque crujiente muy atractivo. 


 

También puedes añadir más queso recién rallado por encima. La mamma estará muy orgullosa de vosotros cuando hagáis esta sencilla y nutritiva receta. Nos vemos a la próxima amores!!!! 

NOTA: si no encontráis aguacates buenos en el mercado, podéis pedirlos aquí y os los envían a casa, la variedad que queráis y en el punto de maduración que escojáis, en temporada también tienen mangos. Es una cooperativa de agricultores de Málaga y va directamente desde el agricultor al comprador sin intermediarios. 

0 comentarios:

Publicar un comentario