jueves, 16 de julio de 2020

Tejeringos / Churros malagueños

 

Churros...churros rellenos, churros mexicanos, churos madrileños, porras.... hay una gran variedad de churros, pero.... no probaréis ninguna parecida a los churros malagueños: Los tejeringos. Una receta tradicional que sólo se conoce en málaga y por eso hoy contamos con la experta cocinera en cocina tradicional de Las Mil y una Cayenas, ¡nuestra madre! Que ya ha estado por aquí en varias ocasiones y probablemente la conozcáis ya.

Si quieres aprender a hacer auténticos tejeringos malagueños, ¡sigue leyendo!

  

La palabra tejeringo proviene de la unión de "te" y "jeringo", que hace referencia a la jeringa donde se mete la masa para echarla a la sartén. Muchos conoceréis las típicas churreras de cafetería, que están suspendidas sobre el aceite y sólo hay que darle a la manivela para que salga la masa, pero antiguamente esto no existía, así que se usaban estas dosificadoras manuales de jeringa, como la que veis aquí abajo.


Este tipo de churros es una forma muy antigua de hacerlos y su elaboración es mucho más compleja ya que se dibujan totalmente a mano, y no son como los churros de hoy en día que sirven en las cafeterías, que se hacen con otro tipo de masa, más parecidos a las porras.

Antiguamente había puestos o ventorros de churros por las calles de toda la ciudad y pueblos, y había churreras o tejeringeras muy conocidas en Vélez-Málaga por su manera de hacer los tejeringos. Siempre tenian un chorrillo de gente y servían los churros colgados en juncos.

No sé en los demás sitios, pero al menos aquí en Vélez-Málaga eran todas mujeres. Algo curioso ya que hoy en día es raro ver a una mujer churrera. Por desgracia ya han desaparecido todas y este es nuestro homenaje a todas ellas por alegrarnos las mañanas.


Fotografía antigua de una de las churreras de Vélez-Málaga


Para esta receta contamos de nuevo con la colaboración de Vitrinor, donde usaremos la "Tartera" o cacerola de la gama "Dragon Pro". Es perfecta para esta receta porque es grande y profunda, lo suficiente para preparar una tanda de churros.



Ingredientes (para 3 personas o 2 si tenéis mucha hambre)
  • 400ml de agua tibia
  • 85gr de harina de freir
  • 170gr de harina normal
  • 8gr de sal
  • 10gr de levadura química o bicarbonato
  • Aceite de oliva suave o girasol

Parece cosa complicada, pero en realidad son muy fáciles de hacer así que no tengáis miedo. Lo primero que haremos será echar nuestra agua tibia en un bowl grandecito, y seguidamente la levadura, la sal y los dos tipos de harina. 

La receta original usa bicarbonato en vez de levadura química. Podéis usar la que queráis. Nosotras esta vez usaremos levadura química.



Antiguamente la harina que se vendía era mucho más basta y era perfecta para hacer tejeringos, ya que se quedaban muy crujientes por fuera. Ahora la harina que venden en los supermercados es mucho más fina y se quedan mas blandos, es por eso que nosotras, para hacerlos en casa, mezclamos dos tipos de harina, la normal y la de freír.

Un familiar de mi marido que era churrero decía "mientras más basta la harina más buenos los churros". Seguramente en las cafeterías y churrerías tienen acceso a este tipo de harina de forma industrial, pero para la gente de "a pie", nos tenemos que buscar las habichuelas para conseguir un resultado igual de bueno en casa.

Bueno, una vez tenemos todos los ingredientes en el bowl sólo tenemos que remover hasta conseguir una masa semi espesa, como chiclosa, y no tenga grumos. Dejaremos reposar la masa durante unos 5 minutos, lo que tardamos en preparar nuestra sartén.


Es importante también que sepáis que este tipo de masa se tiene que gastar al momento, no es como la de churros normales, que se puede apartar o incluso congelar. Debe de estar siempre recién hecha.

Para esta receta, como os hemos contado, usaremos nuestra cacerola de Vitrinor, y echaremos aceite abundante. Podéis usar aceite de girasol o aceite de oliva suave, para que no le de mucho sabor. Y pondremos el fuego alto.

Mientras se calienta el aceite montaremos nuestra manga con la masa. Nosotras no tenemos la manga típica de churros que os hemos enseñado antes, así que podéis usar una manga pastelera normal o una pistola


Para comprobar que nuestro aceite está listo para freír echaremos una pellita de masa y si flota y no se queda aplastada es que ya está lista.

Ahora con nuestra manga pastelera haremos pequeñas ruedas a mano. No os preocupéis si no os quedan perfectas. Los tejeringos son así, ¡imperfectamente perfectos!



Nosotras usamos dos pinchos de madera largos para voltear nuestros tejeringos, como se hacía antiguamente. De ahí viene la expresión "más quemado que el palo de un churrero". Hay que ser rápidos y estar muy atentos para que no se os quemen. 


Cuando estén bien fritos los colocamos en un platito con un poco de papel absorbente para retirar el aceite sobrante y listo!

Hay que comerlos casi salidos de la sartén, porque es como mejor están. Cuando pasa un rato ya se van poniendo un poco blandos, y recién salidos están super crujientes.


Los podéis acompañar con con chocolate o con azúcar. ¡Están deliciosos de todas las maneras!

Esperamos que os haya gustado nuestra receta y si los pruebas no olvides enseñarnos tus tejeringos etiquetándonos a través de las redes sociales: @lasmilyunacayenas 







0 comentarios:

Publicar un comentario