viernes, 23 de septiembre de 2016

Tarta de zanahoria baby


Por ser el último día del especial de verduras congeladas para ASEVEC, hoy tenemos postre...ése plato que la mayoría comería como plato único en todas las comidas, así que si eres de diente dulce, que no sé si se dice así en castellano pero en inglés queda genial, ésta es tu receta.

La ventaja de las verduras ultracongeladas de la que os hablaremos hoy es para algunos la más importante: el precio. Si sois visitantes habituales de la isla de congelados en el mercado, os habréis dado cuenta que los precios se mantienen fijos durante todo el año y que incluso son más baratos que la de los vegetales frescos. Ésto se debe a que se compran en grandes cantidades cuando está en plena cosecha, por éso se consiguen precios más económicos que cuando no están en temporada y hay que importarlos. Ahora hagamos recuento:







  • Puedes racionarlo mejor.
  • Mantienen todas sus propiedades porque apenas pasan unas horas desde la recolección hasta su ultra-congelación. Son esenciales para nuestra alimentación.
  • Son preseleccionadas garantizando la calidad, limpias y troceadas listas para cocinar sin desperdicios.
  • Puedes conseguir una gran variedad y están disponibles todo el año, sin importar que no sea la temporada.
  • El precio es constante y asequible.


¿Qué más excusas necesitas? No sirve que digas que no sabes cocinarlas porque te hemos dado un montón de ideas y más que puedes encontrar en el buscador con sólo teclear #miverduracongelada. Incluso si nunca has hecho una tarta, esta receta, favorita de muchos, vendrá genial para tu iniciación repostera. Ready...steady...GO!!!!


Ingredientes (10 raciones aprox):

Masa:
  • 250g de zanahoria baby
  • 3 huevos
  • 3 tazas de harina
  • 1 sobre de levadura (15g aprox)
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 2 tazas aceite de girasol
  • 2 tazas de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de canela
  • Nuez moscada
  • 2-3 cardamomo
Buttercream de queso:
  • 200g queso mascarpone
  • 100g de mantequilla sin sal
  • Esencia de vainilla
  • Azúcar

opcional: nueces y jarabe de arce.

En esta receta si vamos a tardar un poco más: aprox. 15min de preparación, 45 de cocción y todo el necesario hasta que enfríe completamente antes de montar.

Necesitamos que las zanahorias estén completamente descongeladas. Siempre recomendamos el descongelado lento, así que es mejor que las pases al menos 24h antes al frigo. Las vamos a triturar hasta conseguir trocitos muy pequeños pero visibles, no un puré.


Vamos a separar las claras de las yemas. Pondremos a montar las claras y añadiremos el azúcar poco a poco hasta conseguir que brillen y queden fijas.

En el recipiente de las yemas vamos a añadir el resto de ingredientes: el aceite, la sal, la levadura, el bicarbonato (si no tenéis no pasa nada), la zanahoria triturada, la canela, un poquito de nuez moscada rallada y las semillas del cardamomo machacadas. Mezclamos bien y vamos incorporando la harina poco a poco tamizada para que no haga grumos. Si vas a usar nueces, puedes añadirlas en este paso si las quieres dentro de la masa. Asegúrate de que no la va comer ningún alérgico a los frutos secos.




Ahora toca mezclar las dos masas incorporandolas con movimientos envolventes. Las claras montadas, al estar hechas merengue, será mucho más difícil que se bajen, pero así nos aseguramos que la masa queda bien uniforme y muy aireada.



Pasaremos todo a un molde empapelado, el nuestro es de 25ctm y conseguiremos una tarta de aprox. 7-8ctm de altura. Golpea suavemente el molde varias veces para que salgan las posibles burbujas de aire y quede todo bien uniforme. La meteremos al horno 45min. a unos 175º aprox. Nuestro horno es de aire forzado, el tiempo puede variar en el tuyo. Comprueba que está completamente cocinada pinchandola...si el palito sale limpio está lista.

Espera a que enfríe completamente para desmoldar.


Para preparar la cobertura, en un recipiente mezcla el queso con la mantequilla en pomada,  un poco de esencia de vainilla y añade azúcar a gusto. Si la preparas con antelación puedes usar azúcar normal, se diluirá en poco rato, pero si lo haces en el momento antes de servir es mejor que uses azúcar glass. Es mejor usar batidora de varillas, tarda un poco en incorporarse todo bien, no desesperes si parece que se cuartea y se corta...es por la grasa de la mantequilla, paciencia que sale bien.

Si decides añadir las nueces a la cobertura en vez de a la masa, como nosotras hoy, dale un toque extra tostándolas un poco en una sartén a fuego bajo. Hará que se potencie el sabor y queden muy crujientes. Pícalas un poco y añádelas al buttercream antes de usar.

Una vez frío el bizcocho, cubre la tarta con el queso de la forma que más te guste. ¿Quieres darle otro toque súper especial? Bautízala con un chorrito de jarabe de arce.



Es mejor servirla siempre a temperatura ambiente, al enfriarse la cobertura se endurece por la mantequilla. Recuerda sacarla con tiempo del frigo si te sobra para el próximo servicio. 

Y con esta tarta merecedora de una proposición de matrimonio (sí...tengo amigos muy locos) nos despedimos de este especial sobre verduras congeladas. Esperamos que si decides hacerla sea tan emocionante para tus invitados que hasta también te pidan en matrimonio jajajja. ¿No dicen que se conquista por el estómago? ¿Qué mas pruebas necesitáis? jajajaj  




No os olvidéis que podéis consultar todas vuestras dudas sobre las verduras congeladas directamente contactando con ASEVEC, podéis visitar su Web, su Facebook, o en Twitter. También os recuerdo que podéis aprender más recetas con verduras congeladas de otros Blogs tecleando #Miverduracongelada. 



0 comentarios:

Publicar un comentario