viernes, 29 de diciembre de 2017

M'hanncha de lentejas


Hoy os traemos un plato original marroquí, la m'hanncha o pastel de serpiente y que tradicionalmente se toma de poste, relleno de mazapán y agua de rosas, pero que hemos modificado para servirlo de entrante o como plato único...y es que cuando lo probéis es un no parar. Nuestro ingrediente principal van a ser las lentejas, esas pequeñitas casi olvidadas que cada vez que escucho 'si quieres las tomas y si no las dejas', quisiera verme las caras con el malit@ de la cabeza que se invitó la frase...

Para esta receta vamos a usar lentejas cortesía del Consejo Regulador de la I.G.P. Lenteja de Tierra de Campos dentro de la campaña #lentejasbloggers.


Tenéis toda la información sobre estas pequeñitas en su weby por aquí os dejamos un video explicativo:



Seguro que las habéis comido en potajes y sopas miles de veces, pero cada vez se adaptan a recetas más modernas, como ensaladas, hummus o hamburgesas. El potaje de lentejas que prepara mi madre es completamente vegano, así que no me acostumbro a comerlas con chorizo...impensable!! Las lentejas son dignas de ser las protagonistas, así que para la receta de hoy también os traigo una vegana, es fácil de hacer incluso si no sois demasiado cocinitas, y lo más importante... es que es lo suficientemente glamourosa como para presidir nuestra mesas, no sólo en estas fiestas navideñas, sino en cualquier otro evento especial. ¿Te atreves?


Tiempo: 2' remojo, 1' preparación
Ingredientes: (4-6 personas)
  • 250g Lentejas
  • Pasta filo
  • 150g Calabaza
  • Pimiento ( 1/2 de cada: verde, rojo, amarillo)
  • 1 Cebolla
  • 4 dientes de ajo
  • Fruta seca (100g: pasas, orejones, dátiles...)
  • Frutos secos: pipas, crocanti, semillas de amapola, pistachos, almendras, semillas de sésamo...
  • Sal
  • 2 chda azúcar moreno
  • 1 chdta comino
  • 1 chdta canela
  • Aceite de oliva / mantequilla
  • Azúcar glass






Pondremos las lentejas a remojo un par de horas. Luego las coceremos en agua limpia durante 15 min. aprox. Las lentejas pardiñas son muy tiernas, mantecosas y finas al paladar, tardan en cocer prácticamente lo mismo que el arroz, así que no os descuidéis mucho mientras se cocinan.

Las verduras las picaremos a daditos más o menos de tamaño uniforme para que tarde todo lo mismo en cocinarse.


Vamos a saltearlas con aceite de oliva y un poco de sal hasta que estén tiernas. Si vais añadir la guindilla y no queréis que resalte mucho el picante, retirad las semillas y picad sólo la carne. También podéis añadir una cucharadita de pasta de cayena. Podéis usar todas las verduras que os gusten, la berenjena o el calabacín también le va bien.

Añadiremos las especias para que todo vaya tomando sabor: unas ramitas de canela o una cucharadita de canela molida y otra de comino. Agrega también el azúcar moreno para que todo vaya caramelizando.





Cuando la verdura ya esté bien pochadita, añadiremos la fruta seca troceada si es muy grande y las lentejas. Si pusiste canela en rama, ve retirándola.

Prueba todo antes y ajusta las cantidades de especias hasta que encuentres tu sabor favorito.




Cuando tengamos el relleno listo, extendemos las hojas de pasta algo dobladas y superpuestas. Iremos poniendo cucharadas del relleno en una misma fila. Luego lo iremos enrollando hasta conseguir un tubo o serpiente, que volveremos a enrollar hasta formar un circulo, como si fuera una ensaimada. Si quiere hacer un solo pastel para compartir, necesitaras un espacio amplio para trabajar la masa y algo de maña, así que si crees que no vas a ser capaz, empieza haciendo pastelitos con cada 2 hojas como mucho. La pasta filo es bastante traicionera y se seca rapidísimo, por lo que se puede partir, así que es importante hacer este paso algo rápido.




Luego pintaremos con aceite o mantequilla derretida toda la superficie y la meteremos en la rejilla del horno a media altura hasta que la masa esté dorada. Nuestro horno es de aire forzado y ha tardado 20 min a 200º.

Lo serviremos caliente, espolvoreado con azúcar glass y los frutos secos que prefiráis o una mezcla de ellos: el pistacho o las almendras fileteadas tostadas van bien solas, pero las pipas quedan mejor mezcladas. También lo puedes servir acompañado de salsa de tomate casera. Y cuanto tengas este plato delante, si tienes valor, te las dejas...









0 comentarios:

Publicar un comentario