jueves, 17 de septiembre de 2015

Ajoblanco


Poco a poco se va acabando el verano, pero aún se resiste. así que seguimos aprovechando para enseñaros recetas que podáis preparar en los días de calor. Hoy os traemos una receta típica de Málaga. El Ajoblanco. 


El Ajoblanco es una sopa fría clásica de la provincia de Málaga aunque también se hace en otras partes de Andalucía, pero en vez de usar almendras como nosotras, usan harina de haba, con lo cual el sabor cambia.

Todos los años, el primer fin de semana de Septiembre, se celebra en Almáchar el día del Ajoblanco y está calificada como fiesta de interés turístico en Andalucía. Entre las muchas actividades que se hacen ese día, hay degustaciones gratuitas por todas las calles, no sólo de ajoblanco, sino también de pasas y vino dulce, así que si no has ido nunca, es algo que no debes perderte.


Este plato se puede servir como entrante o como postre, y se puede preparar de diferentes formas: Bebida, sopa o para untar, depende de la cantidad de agua que usemos. 


Ingredientes: (Masa base)
  • 250 gr almendras peladas
  • 2 vasos de aceite de oliva sabor suave 
  • 1 vaso de agua con 2 o 3 cucharadas de vinagre
  • 1 cucharada de sal
  • 3 dientes de ajos pelados
  • 1 miga de pan (Opcional)
  • Uvas (Opcional
La forma tradicional de preparar esta receta es con un mortero, pero requiere mucho tiempo, con lo cual nosotras usaremos una batidora.

En ella pondremos las almendras previamente peladas, los dientes de ajo pelados, la miga de pan y la sal, y lo batiremos todo hasta que esté bien triturado. Si no tenéis almendras siempre podéis usar la almendra molida que ya venden en paquetitos en los supermercados.


Ahora comenzaremos a agregar poco a poco dos o tres cucharadas de aceite y una cucharada de agua agua con vinagre, siempre más aceite que agua para que la masa no se ablande (por cada tres de aceite una de agua). Lo iremos agregando de esta manera hasta que vaciemos los vasos.


Una vez que la masa ya esté espesa, la podremos usar si queremos para untar. Está riquísima con tostaditas o piquitos de pan. Incluso podemos apartar una poca de la masa y lo demás usarlo para sopa. Para ello lo único que tendremos que hacer será añadir poco a poco agua fría hasta que se disuelva la masa, de forma que no esté ni muy líquida ni tampoco muy espesa. Luego la sazonaremos con más vinagre o sal al gusto. Si os sobra, guardar siempre en la nevera.


La manera tradicional de servir esta sopa es con uvas moscatel, aunque también podemos usar cuadritos de manzana, pera o cerezas. El contraste del dulce con el vinagre y el ajo sabe genial.



Como habéis visto, es una receta muy fácil y rápida de preparar, ¡¡así que no tenéis excusa!! Esperamos que os haya gustado y nos vemos la semana que viene con otra receta.


1 comentario: